Saltar para: Post [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Jardim das Delícias



Quinta-feira, 10.11.16

Para que nos entendamos, si esto es todavía posible - Luís Sepúlveda

o balanço das folhas1.jpg

 

Luís Sepúlveda  Para que nos entendamos, si esto es todavía posible

 

luís sepúlveda1.png

 

   Como hombre de izquierda sé que uno de los males mayores de cierta izquierda -la más ruidosa- es entender lo que quiere y no lo que debe. En política la imposición del deseo por sobre el análisis se llama voluntarismo, y ese vicio siempre conduce a confundir la realidad con la fantasía.

Leo muchas opiniones que, en lugar de preocuparse por entender las razones del triunfo de Trump, condenan no sólo a quienes lo votaron sino también a los que intentan entender lo ocurrido.

Para que nos entendamos voy a poner un ejemplo real, y se llama Detroit, una ciudad del estado de Michigan y que fue la capital mundial de la industria automotriz. Detroit era la ciudad de Ford; Chrysler y General Motors entre otras marcas. Hasta 1973 llegó a tener un millón y medio de habitantes, empleo pleno, hospitales, universidades, bibliotecas, transporte público y, desde luego, viviendas muy caras.

Hoy, en Detroit, una ciudad arruinada que se declaró en bancarrota hace dos años, malviven unas seiscientas ochenta mil personas y de ellas, unas doscientas cincuenta mil viven en la extrema pobreza . Y no hay universidades, salvo sus ruinas, ni hospitales, salvo sus ruinas, ni teatros, salvo sus ruinas, ni industria automotriz, salvo sus ruinas, ni bibliotecas ni transporte público, salvo sus ruinas.

¿Qué ocurrió? Sería fácil decir que simplemente las industrias se " deslocalizaron" y se marcharon a producir en otros países más "competitivos". También sería fácil decir que todo es consecuencia de la "globalización", pero sin explicar qué es y cómo actuó esa globalización.

Esencialmente, la globalización de la economía es la unión de los grandes capitales que forman un poder paralelo y superior al poder de los Estados. Más simple aún, son el 1% poseedor del 99% de la riqueza del planeta que decide las reglas del juego de la economía al margen de cualquier consideración social o de respeto a los derechos conquistados.

En el caso de Detroit, los dueños, los accionistas de la industria del automóvil , trasladaron sus capitales a países de mayor flexibilidad laboral e impositiva. No hay marcas de autos "nacionales", en los directorios de todas las empresas que fabrican autos se cruzan nombres de accionistas de todas las marcas. La patria no existe en la economía globalizada.

Hasta Detroit, hasta los jodidos, los pobres, los parados, los sin esperanza , los que sobreviven entre las ruinas de la que fuera una ciudad espléndida, llegó el discurso abstracto, comprensible sólo para ciertas élites, profesores de Berkeley o Harvard, que no hacía la menor referencia a lo ocurrido en esa ciudad y al por qué. Y llegó también el discurso populista, simplón de Trump , pero que explicó por qué Detroit esta en ruinas, culpó directamente a la globalización -ocultando que como empresario es parte de ella-, y ofreció algo llamado "proteccionismo", conjunto de medidas que, en una economía absolutamente globalizada, no es más que un intento de regreso a una fase del capitalismo superada por el mismo capitalismo, pero que a los jodidos, a los pobres, a los parados, a los desesperanzados sonó como música celestial. Sonó a trabajo.

Trump no ganó por ser un machista, un misógino, un racista, un intolerante. Ganó porque, siendo sin duda todo lo anterior, supo construir un discurso convincente para los jodidos, los parados, los sin esperanza.

Y esos jodidos, parados, hambrientos y sin esperanza aceptaron un discurso que tiene cualquier cosa menos "corrección política" y se aferraron a él.

Así de simple, y así de complejo.

Foto de Luis Sepúlveda.
Foto de Luis Sepúlveda.

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 08:00




Pesquisar

Pesquisar no Blog  

Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.


Comentários recentes

  • Anónimo

    Oi tudo bem, parabés pelo portal! Tenho uma fabri...

  • Rosa Silva

    Olhando estas maravilhosas imagens, senti-me arreb...

  • Augusta Clara

    Que deliciosa crónica :)

  • Nuno silva

    Quem criou os recibos verdes e a precariedade que ...

  • Francisco Coelho

    Adorei ouvir, ao fim de tantos anos, quando esta s...


Links

Artes, Letras e Ciências

Culinária

Editoras

Jornais e Revistas

Política e Sociedade

Revistas e suplementos literários e científicos