Saltar para: Posts [1], Pesquisa e Arquivos [2]

Jardim das Delícias


Domingo, 04.12.16

Un recuerdo... - Luís Sepúlveda

ao cair da tarde 5b.jpg

 

Luís Sepúlveda  Un recuerdo...

luís sepúlveda.jpg

 

   Hace más de veinte años que Daniel Mordzinski hizo click con su Leica y atrapó esta imagen. Nos costó mucho dar con esta cabaña en un rincón de la Patagonia, hicimos cientos y cientos de kilómetros en auto o caminando hasta que, gracias a la información de una protagonista de la historia patagona, pudimos llegar al lugar preciso.

La cabaña fue construída por Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place, fugitivos de los caza recompensas norteamericanos y criollos.

La cabaña, en 1996 estaba habitada por un grupo familiar numeroso, don Aladino Sepúlveda y una caterva de hijos, hijas, yernos, nueras , nietos y nietas. Al aproximarnos, bastante emocionados por el hallazgo, abrió la puerta el viejo don Aladino y salió a nuestro encuentro. Fiel a las buenas costumbres gauchas estiró la mano derecha y dijo " Sepúlveda, mucho gusto". Daniel, mi socio de aventuras, me pegó un codazo y murmuró " no lo puedo creer, te conoce", y me apresuré a decirle que no, que presentarse con el apellido es la más antigua de las costumbres conservada por los gauchos del sur del mundo.
Tomamos unos mates con él. Su padre había conocido a "los bandidos", y nos pareció muy justo que la cabaña fuera el hogar del nonagenario don Aladino y su familia tejedora de sueños humildes.

En esa cabaña se pensaron y fraguaron varios asaltos a bancos, gran parte del botín conseguido se empleó para financiar revueltas de obreros laneros y revoluciones anarquistas aplastadas a sangre y fuego, pero que viven en el viento eterno de la Patagonia. 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 17:30

Sábado, 26.11.16

FIDEL... - Luís Sepúlveda

ao cair da tarde 5b.jpg

 

Luís Sepúlveda  FIDEL...

(No dia da morte de Fidel Castro)

 

fidel castro.jpg

 

   La noticia llega con las primeras luces del día, tal vez con la misma intensa luminosidad del amanecer que vieron los tripulantes del "Gramma" en la costa de la isla antes de desembarcar y empezar la gesta que inauguró la dignidad latinoamericana.
En las pupilas de ese grupo de hombres y mujeres que tocaron la arena blanca de Cuba, iba también la luz de los caídos en el asalto al cuartel Moncada y, por eso, el brazalete con la leyenda"26 de Julio" era la gran identidad de aquellos que, como más tarde escribiría un argentino al que llamaban simplemente Che, daban el paso a la condición superior del insurgente, del rebelde, del militante, y se convertían en Guerrilleros.
La dignidad latinoamericana se inauguró de verde olivo y con olor a cordita, a pólvora, al sudor de las marchas selva adentro, a la fatiga combatiente que, lejos de cansar, entregaba más ánimo a la vocación justiciera de los guerrilleros, de los combatientes de Fidel, de "los barbudos" vestidos con retazos, armados de machetes zafreros y de las armas arrebatadas al enemigo en cada combate.
Los combatientes de Sierra Maestra, los guajiros, estudiantes y poetas, paso a paso, tiro a tiro, enseñaron a Latinoamérica que la estrella de Comandante Guerrillero era el distintivo del primero en el fragor de la lucha, del que combatía en primera fila, del que sembraba ejemplo y confianza en un destino superior.
Y mientras los guerrilleros del "26 de Julio" avanzaban por las sierras y las selvas, en todo el continente latinoamericano, desde el río Bravo hasta la Tierra del Fuego, los humildes alzaban sus banderas de harapos, "porque ahora la historia tendrá que contar con los pobres de América".
Hoy es un día de recogimiento revolucionario. Hoy es el día del dolor de aquellos que se atrevieron a dar el paso imprescindible, a romper con la existencia dócil y sumisa , y se unieron al camino sin retorno de la lucha revolucionaria.
¡Hasta la Victoria Siempre, Fidel! ¡Hasta la Victoria Siempre, Comandante Guerrillero!
 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 18:30

Quinta-feira, 10.11.16

Para que nos entendamos, si esto es todavía posible - Luís Sepúlveda

o balanço das folhas1.jpg

 

Luís Sepúlveda  Para que nos entendamos, si esto es todavía posible

 

luís sepúlveda1.png

 

   Como hombre de izquierda sé que uno de los males mayores de cierta izquierda -la más ruidosa- es entender lo que quiere y no lo que debe. En política la imposición del deseo por sobre el análisis se llama voluntarismo, y ese vicio siempre conduce a confundir la realidad con la fantasía.

Leo muchas opiniones que, en lugar de preocuparse por entender las razones del triunfo de Trump, condenan no sólo a quienes lo votaron sino también a los que intentan entender lo ocurrido.

Para que nos entendamos voy a poner un ejemplo real, y se llama Detroit, una ciudad del estado de Michigan y que fue la capital mundial de la industria automotriz. Detroit era la ciudad de Ford; Chrysler y General Motors entre otras marcas. Hasta 1973 llegó a tener un millón y medio de habitantes, empleo pleno, hospitales, universidades, bibliotecas, transporte público y, desde luego, viviendas muy caras.

Hoy, en Detroit, una ciudad arruinada que se declaró en bancarrota hace dos años, malviven unas seiscientas ochenta mil personas y de ellas, unas doscientas cincuenta mil viven en la extrema pobreza . Y no hay universidades, salvo sus ruinas, ni hospitales, salvo sus ruinas, ni teatros, salvo sus ruinas, ni industria automotriz, salvo sus ruinas, ni bibliotecas ni transporte público, salvo sus ruinas.

¿Qué ocurrió? Sería fácil decir que simplemente las industrias se " deslocalizaron" y se marcharon a producir en otros países más "competitivos". También sería fácil decir que todo es consecuencia de la "globalización", pero sin explicar qué es y cómo actuó esa globalización.

Esencialmente, la globalización de la economía es la unión de los grandes capitales que forman un poder paralelo y superior al poder de los Estados. Más simple aún, son el 1% poseedor del 99% de la riqueza del planeta que decide las reglas del juego de la economía al margen de cualquier consideración social o de respeto a los derechos conquistados.

En el caso de Detroit, los dueños, los accionistas de la industria del automóvil , trasladaron sus capitales a países de mayor flexibilidad laboral e impositiva. No hay marcas de autos "nacionales", en los directorios de todas las empresas que fabrican autos se cruzan nombres de accionistas de todas las marcas. La patria no existe en la economía globalizada.

Hasta Detroit, hasta los jodidos, los pobres, los parados, los sin esperanza , los que sobreviven entre las ruinas de la que fuera una ciudad espléndida, llegó el discurso abstracto, comprensible sólo para ciertas élites, profesores de Berkeley o Harvard, que no hacía la menor referencia a lo ocurrido en esa ciudad y al por qué. Y llegó también el discurso populista, simplón de Trump , pero que explicó por qué Detroit esta en ruinas, culpó directamente a la globalización -ocultando que como empresario es parte de ella-, y ofreció algo llamado "proteccionismo", conjunto de medidas que, en una economía absolutamente globalizada, no es más que un intento de regreso a una fase del capitalismo superada por el mismo capitalismo, pero que a los jodidos, a los pobres, a los parados, a los desesperanzados sonó como música celestial. Sonó a trabajo.

Trump no ganó por ser un machista, un misógino, un racista, un intolerante. Ganó porque, siendo sin duda todo lo anterior, supo construir un discurso convincente para los jodidos, los parados, los sin esperanza.

Y esos jodidos, parados, hambrientos y sin esperanza aceptaron un discurso que tiene cualquier cosa menos "corrección política" y se aferraron a él.

Así de simple, y así de complejo.

Foto de Luis Sepúlveda.
Foto de Luis Sepúlveda.

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 08:00

Terça-feira, 19.04.16

Oh Brasil, oh brasileiros! - Luís Sepúlveda

  

luís sepúlveda1.png

 

   Nunca se vio un golpe de Estado tan grotesco como el que se ha perpetrado contra la presidenta Dilma Rousseff. La mayoría parlamentaria no votó según los motivos indicados por la fiscalía para decidir si se mantenía o no la confianza en la presidenta.

En un espectáculo casi circense, pero de circo pobre o de tele basura, los parlamentarios "fundamentaron sus votos" de la manera más vergonzante. Votaron "para que nunca más se enseñe sexo en las escuelas", "para que ninguna mujer aborte", para homenajear al coronel Carlos Brilhante Ustra, el golpista de 1964, el torturador inventor del pau de arara, al que, entre otras víctimas, torturó a Dilma Rousseff cuando era guerrillera y combatía contra la dictadura.

¿Y por qué Brasil tiene un parlamento integrado mayoritariamente por lo peor de la derecha latinoamericana? La respuesta es una sola: tanto los gobiernos de Lula como el de Dilma olvidaron que si llegaron al poder fue por un determinado grado de conciencia social que estaba en su fase "a", la del puro descontento, y era fundamental consagrar todos los esfuerzos a hacer de esa conciencia social primaria una sólida conciencia ciudadana, de pueblo, de enorme país con las más atroces desigualdades sociales. Una conciencia política.

No bastaba con llevar televisores a la favelas si los programas eran hechos para enajenar, no bastaba con hacer posible el acceso al auto si los caminos no conducen a parte alguna, no bastaba con confiarlo todo a una idea de crecimiento y desideologización -todo lo que un gobierno progresista hace es en base a un ideario-, porque entonces se despoja a la mayoría del instrumento para entender qué pasa y por qué pasa. Y lo peor de todo es que ni Lula ni Dilma vieron, pese a las advertencias de muchos intelectuales brillantes, que la mayor prueba de fortaleza ideológica de un gobierno de izquierda es prevenir y evitar cualquier acción turbia pues éstas siempre terminan en corrupción. Dilma sobre todo, olvidó la máxima de un guerrillero ilustre, el comandante Carlos Marighella: vigilancia constante, desconfianza constante.

Lula y Dilma consiguieron que Brasil diera un salto de la condición de país del tercer mundo a la de economía emergente y de peso mundial. Lograron una reducción drástica de la pobreza e incorporaron a millones de brasileños a la salud y la educación, pero olvidaron el imprescindible relato ideológico de por qué se hacía y para qué se hacía. Y lo peor es que es tarde para remediarlo.

Uno de los diputados golpistas votó por la inhabilitación de la presidenta "para que Brasil vuelva a ser campeón mundial de fútbol", otro lo hizo para que "dios reine en todo el país". Ahora sólo resta mirar como se reparten el botín. ¿ Y cuál es ese botín? Los miles de millones de dólares que se destinaron a educación, salud, infraestructuras y servicios públicos. ¡Oh Brasil, meu Brasil!

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 08:00

Sábado, 29.08.15

Te imaginas, Pablo...? - Luís Sepúlveda

ao cair da tarde 5b.jpg

 

Luís Sepúlveda  Te imaginas, Pablo...?

 

 

te imaginas pablo.jpg

 

   Te imaginas Pablo, qué habría pasado si en 1939 los chilenos hubieran obedecido las consignas derechistas que clamaban por dejar que los españoles del Winnipeg se ahogaran en el mar?

Te imaginas Pablo, qué habría pasado si ese pueblo chileno no hubiera alzado la voz diciendo que vengan, son víctimas de un drama humanitario, que vengan?

Te imaginas Pablo, a esos 2200 refugiados españoles que zarparon en el Winnipeg, desde Trompeloup con destino a Valparaíso, a la deriva en el mar cruel de los naufragios?

Te imaginas Pablo, un barco fantasma tripulado por 2202 cadáveres, porque dos refugiados nacieron durante el viaje del Winnipeg a Chile?

Te imaginas Pablo, al puerto de Valparaíso vacío, sin esos cincuenta mil chilenas y chilenos que acudieron a recibir al Winnipeg y dijeron ellos son nuestros hermanos y no van a refugios, van a nuestras casas?

Ese barco fletado por tí, Pablo, empeñando hasta la camisa para pagarlo, que todavía navega en la memoria de algunos, por cierto muy pocos, fue y es la demostración de un pueblo decidido a saltarse las leyes si es necesario, para cumplir con el deber elemental y puro de la solidaridad.

Te imaginas Pablo, Pablo Neruda, hermano mayor de la palabra Compañero, qué hermosa sería la vida si el espíritu del Winnipeg ardiera de Humanidad en estos días?

 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 14:00

Quinta-feira, 27.08.15

"Cincuenta cadáveres de refugiados en un camión..." - Luís Sepúlveda

 

refugiados em camião.jpg

 

Cincuenta cadáveres de refugiados en un camión....

Pasó ayer, en Austria, pasó y pasa ahora mismo. Y pasará mañana, y seguirá pasando mientras las buenas conciencias de occidente renuncian voluntariamente a su propia condición humana.

Estamos ante la mayor tragedia humana desde la segunda guerra mundial, tragedia anunciada, creada, por la voracidad ocidental y por la irresponsabilidad de los mandatarios, sin excepciones.

¿Alguien se pregunta qué pasó y qué pasa en Irak luego de una invasión sustentada en mentiras? ¿Alguien se pregunta por la razón que llevó a los EE UU y Europa a desestabilizar Siria? ¿Alguien se pregunta en qué momento dejó de ser " amigo" de occidente Muamar el Gadafi ,el que instalaba su jaima en los jardines de Moncloa, Versalles o Berlín? ¿Alguien se pregunta si valía la pena desestabilizar Egipto y derrocar a Mubarak? ¿A cambio de qué?

Si algo quedara de la pobre condición humana esta nos llevaría a las calles y a derrocar a todos los gobiernos irresponsables, a los creadores de esta enorme tragedia humanitaria.

Pero nada de eso ocurre porque hace tiempo que dejamos de ser ciudadanos y tan sólo queremos seguir siendo consumidores. No defendemos la libertad,la consumimos hasta la extenuación. No ejercemos los derechos duramente conquistados, los consumimos hasta que desaparecen. No ejercemos el deber ciudadano expresado en las tres palabras que marcan el punto más alto de la civilización: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Consumimos aún percibiendo que seremos consumidos. Y el que piensa; pierde.

 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 18:30

Segunda-feira, 13.04.15

Qué día tan negro....maldita sea la parca - Luís Sepúlveda

luis sepulveda1.jpg

 

 

   Qué día tan negro....maldita sea la parca.

Mal día este lunes 13. A la marcha de Maspero se debe agregar también la de Eduardo Galeano.
A veces faltan las palabras, o sobran, o son inútiles, o salen y sobre el papel o la pantalla queda un trozo nuestro. Me une a Eduardo Galeano la argamasa férrea y severa de los compañeros y un amor de hermanos latinoamericanos.
Nos pateamos ciudades del exilio, ¡ay ese mate tan discutido en el expreso Colonia- Paris de los años 80!, o ese milico analfabeto que en la cárcel de Temuco nos permitió tener un ejemplar de Las Venas Abiertas de América Latina porque lo consideró un libro de primeros auxilios, todo, todo es recuerdo ahora, o memoria, que tomamos como las hojas secas del único jardín que tuvimos, o quisimos tener, o creímos tener, y no permitimos que se deshaga en nuestras manos.
Alguna vez, en un abrazo, porque Eduardo Galeano dice que los encuentros entre compañeros son paréntesis marcados por dos abrazos, le dije gracias hermano por La Canción de Nosotros, esa novela escrita en la derrota y para que los derrotados sintiéramos que valió la penas esa batalla, que valió la pena darla y perderla, pese al precio pagado.
Hasta siempre Eduardo Galeano. Hasta siempre oriental. Hasta siempre hermano.
 

eduardo galeano.jpg

Nota de edição: morreu hoje, também, o escritor alemão Günter Grass, premiado com o Nobel da Literatura. Amanhã aqui se publicará um texto da sua autobiografia "Descascando a Cebola". 

 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 18:00

Sábado, 13.12.14

En pocas horas más..... - Luís Sepúlveda

o balanço das folhas2.jpg

 

Luís Sepúlveda  En pocas horas más.....

 

luís sepúlveda1.png

 

   En pocas horas ya no estaré en España y Asturias será el cálido deseo de regreso, pero esta vez no empiezo el viaje al Sur con la alegría de siempre, pues el atroz pasado se dejas sentir como una lápida.
Han cercenado la elemental libertad de manifestarnos, de decir NO a lo que nos hiere y ofende, de decir NO a la sumisión frente al abuso. Con la aprobación de la Ley Mordaza estamos a merced de los que se han apropiado del Estado, de esos que, de tan p...obres de argumentos, no tienen más que el garrote y la penalización para imponer su impunidad de ladrones.
Y como soy terco en mi optimismo, me voy con la esperanza de que todos los dispuestos a decir NO a la barbarie y al neo fascismo, empiecen a mirar más allá de sus ombligos.
Somos más los que imaginamos una existencia digna y justa, aunque estemos dispersos, somos más, aunque a menudo nos equivoquemos y apuntemos al compañero en lugar de al enemigo, somos más. Somos más y la razón está de nuestra parte.
Todas las opciones de izquierda son legítimas siempre cuando digan NO a lo que nos hunde, a lo que nos condena a la triste condición de parias sin futuro, siempre y cuando digan NO sin medias tintas, sin matices, sin cartas ocultas bajo la manga.
La urgencia nos obliga a encontrarnos en un NO rotundo, un NO de izquierdas, un NO cargado de imaginación para levantar una sociedad posible. Un NO honesto, con toda la honestidad de la izquierda. En un NO unitario y libre de sectarismos. En un NO autocrítico, porque por acción u omisión también somos responsables de la catástrofe social que nos aplasta.
Los dueños del poder, de los bancos, los corruptos y sus cómplices quieren vernos caer en la desesperación o la apatía social. Pero somos más que ellos, y aunque estemos dispersos no olvidemos que los débiles arroyos forman ríos incontenibles cuando se unen. Somos más que ellos y la razón nos asiste. No lo olvidemos.
En algunas horas estaré en Chile, en el Sur del mundo, pero regresaré a tiempo a mi humilde barricada asturiana para apoyar con todas mis fuerzas a las opciones de izquierda en las próximas elecciones municipales y autonómicas. Somos más que ellos, y mejores. En la unidad de la izquierda, pero de la izquierda que dice NO sin ambigüedades ni vicios, está la fuerza para demostrar que otra sociedad es posible, y entre todos podemos hacerlo.

 

Nota de edição: Leia aqui o que sanciona a chamada Ley Mordaza.

 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 08:00

Sábado, 06.12.14

Lisboa no es rentable - Luís Sepúlveda

ao cair da tarde 5b.jpg

 

Luís Sepúlveda  Lisboa no es rentable

 

marta esteves.jpg

 

(Marta Esteves)

 

Hace muchos tiempo que no publico un poema, y aquí va uno dedicado a mis amigas y amigos de Lisboa.

 

El viejo tranvía de Lisboa no es rentable...
ni los versos de Pessoa que leo con la misma lentitud
con que sube hasta el barrio alto.
Dejó de ser rentable la mesa de billar
en el Pabellón Chino y sus colecciones imposibles
tampoco son rentables.
Los árboles de la avenida de las Libertades en verano
las vendedoras de castañas en la rua Augusta
las historias que me cuenta el viejo Tejo
todo eso dejó de ser rentable.

El vino tranquilo de los portugueses no es rentable
los claveles de Abril tampoco son rentables
la solidaridad social de La Morería
¿cómo va a ser eso rentable?
La voz de José Afonso no es rentable
la serena nostalgia del fado
los lentos trenes que llegan a Santa Apolónia
y los ascensores que suben a Chiado
todo eso dejó de ser rentable.

Los banqueros decidieron que los sueños
que son parte de la vida vivida honestamente
que los músculos que lo levantaron todo
que los cerebros que lo imaginaron todo
que todo eso y más que eso, no es rentable.
Entonces impusieron la mezquina moral del usurero
para que el hedor y el virus, el miedo y la parálisis
la traición y la infamia
sean por cierto asuntos muy rentables.

Pero aún quedamos nosotros los tercos
los porfiados que no pedimos más que sombra al árbol
y al pájaro la levedad de su canto
y a la calle que nos lleve hasta una puerta amable
y al vino su oscuridad luminosa de amigos
y al niño la efímera alegría de su paso.

Nosotros el plural de los que podemos
vivir con tranvías lentos y trenes que llegan con retraso,
nos basta una luz, una sola para leer un verso,
un amor, uno solo para ser la humanidad
un día, uno solo y fundamos la existencia
y no nos importa si todo esto pueda ser o no rentable.

Luis Sepúlveda

 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 14:00

Sábado, 04.10.14

O escritor Luís Sepúlveda faz hoje anos e conta-nos como nasceu

 

Hoy 4 de Octubre se cumplen 65 años desde el día que conocí a estas personas.

   Hace exactamente 65 años una mujer y un hombre salieron de Santiago de Chile en un vetusto Pontiac negro con rumbo norte. No existía ninguna autopista en Chile y la carretera Panamericana se extendía sinuosa y torpe por algo más de cinco mil kilómetros.
Era primavera y eso auguraba un buen viaje. La mujer tenía 25 años, se llamaba Irma, era enfermera y había sido entusiasta del baloncesto. El hombre se llamaba Luis, tenía 28 años y era cocinero. Le gustaban los tangos y los caballos.
Y alguien más iba con ellos, alguien que todavía no tenía nombre , pero sí muchas ganas de nacer y ver el mundo.
Esto ocurría el 3 de Octubre de 1949. El auto iba lleno de los instrumentos de cocina personales del hombre, todos de buen acero inoxidable y relucientes. También llevaba muchos frascos con hierbas y condimentos que tal vez no encontraría en el norte.
Iban felices porque pronto serían tres, y porque al hombre lo habían contratado cono Chef en el Hotel Francisco de Aguirre, en la Serena. Era el primer gran hotel de turismo abierto en Chile, y el prestigio bien ganado del cocinero de El Escorial, La Bahía y el Waldorf le abría la posibilidad de brillar con sus platos en ese hotel internacional.
El primer tramo de unos cuatrocientos kilómetros lo hicieron en un día y se detuvieron en Los Vilos, un pueblo crecido a los dos lados de la carretera que ofrecía estupendos mariscos y pescados para reponer fuerzas.
Al día siguiente, 4 de Octubre, pasearon junto al mar antes de retomar la ruta. La mujer comentó que ese alguien en su vientre se estaba moviendo mucho, pateaba, daba golpes, quería nacer y ver el mundo.
Siete horas más tarde y ya de noche, justo cuando llegaban a un cruce que indicaba la bifurcación hacia La Serena y hacia Ovalle, la mujer dijo que al parecer ese alguien no quería esperar, que estaba sintiendo dolores muy intensos, demasiado intensos, porque ese alguien no quería esperar más, quería nacer y ver el mundo.
Justo ahí, en el asiento del acompañante del Pontiac la mujer rompió aguas, y el hombre tomó rumbo a Ovalle, piso el acelerador a fondo, y al llegar a la entrada de la ciudad ya a punto de dormir su sueño provinciano tocó la bocina, sacó la cabeza fuera del auto y a gritos preguntó a las calles vacías dónde estaba el hospital.
De una casa salió una mujer, preguntó qué pasaba, el hombre respondió que su hijo estaba a punto de nacer y reconoció que no sabía qué hacer .
La mujer miró a la parturienta, exclamó que no había tiempo de llegar al hospital, y a gritos llamó a su esposo para que ayudara. Entonces mi padre, mi madre, yo que quería nacer y ver el mundo, ayudados por el matrimonio Marincovic, unos inmigrantes yugoslavos, entramos al hotel que administraban. Se llamaba Hotel Chile.
Tardé en nacer. Era cabezón y todavía lo soy. Era porfiado y todavía lo soy. Pude nacer al revés, sacando primero los pies, pero yo quería ver el mundo. Necesitaba urgentemente ver el mundo.
A las once de la noche con cuarenta y dos minutos grité ¡aquí estoy! Y mi voz se escuchó en la habitación número siete del Hotel Chile. “Soy chileno” supongo que dije. Nací en el Hotel Chile y como huésped de una familia yugoslava.
Casi cincuenta años más tarde y al volver del exilio fui a Ovalle a conocer el Hotel Chile sin saber si todavía existía, y ahí estaba, viejo, a mal traer, pero ahí estaba. A una anciana de cabellera de plata pregunté por los Marincovic.
- Yo soy la viuda de Marincovic- me informó con dulzura.
- Yo nací aquí, hace muchos años. Tal vez lo recuerda- le dije.
Y se acordaba. Me mostró la habitación número siete indicando que estaba igual, y que el único cambio era la cama. Recordó la fatiga y la felicidad de mi madre, el llanto de mi padre ante el primer hijo, y las delicias que cocinó al día siguiente para demostrar la gratitud familiar a nuestros anfitriones.
- Nunca volvimos a comer algo tan rico. Era un maestro su padre.
Esa noche dormí en la misma habitación del Hotel Chile en la que nací. No. No dormí. Pasé la noche recostado, fumando, dando sorbos a una petaquita de pisco y pensando: ¿qué habrá cocinado mi viejo? ¿Salió mi madre a dar el primer paseo conmigo al otro día? ¿Fue premonitorio que la primera intensa luz diurna que vi, fuera saliendo del hotel, dejando atrás la palabra Chile?
Hoy, que cumplo 65 años, el Hotel Chile ya no existe, la señora Mirda Marincovic, mi padre, mi madre, son habitantes de mi memoria. Todo se convierte en memoria.
Y yo recuerdo esto con cariño, porque soy un hombre de paso, un hombre que nació en el Hotel Chile, de Ovalle.

Luis Sepúlveda

 

Autoria e outros dados (tags, etc)

por Augusta Clara às 19:00



Pesquisar

Pesquisar no Blog  

Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

Comentários recentes

  • Ana D.

  • Anónimo

    Obrigada Sandra. Tive tantas Sandras como alunas. ...

  • Anónimo

    Parabéns, Eva!Mais uma riquíssima vivência tua (tã...

  • Augusta Clara

    Obrigada, Sandra, por mim e pela autora.

  • Sandra

    Há muito tempo que eu não lia algo assim tão belo ...


Links

Artes, Letras e Ciências

Culinária

Editoras

Filmes

Jornais e Revistas

Política e Sociedade

Revistas e suplementos literários e científicos